SGHN comienza la campaña a favor del P.N. de las Sierras del Courel y Encina da Lastra

Después de varios meses de trabajos preparatorios y gestiones diversas, el 26-05-1997 la Sociedade Gallega de Historia Natural solicitó a las administraciones competentes en la materia (Ministerio de Medio Ambiente, Junta de Comunidades de Castilla y León, Xunta de Galicia) la elaboración de un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de las Sierras del Courel y Enciña de la Lastra para su posterior declaración como Parque Natural. SGHN remitió, asimismo, una copia de esta solicitud, junto con una carta explicativa, a los alcaldes de los dieciséis ayuntamientos de las provincias de León, Lugo y Ourense que se beneficiarían por la declaración de este Parque Natural. 

Tanto por su extensión (87.400 ha; 65.345 ha en Galicia) como por el indudable interés natural, éste sería el espacio protegido más singular de Galicia y tendría entidad propia en la red de espacios naturales del noroeste ibérico. El Parque Natural propuesto abarca las Sierras del Courel, de Oribio y del Rañadoiro, las sierras del Bierzo leonés limítrofes con Lugo al sur de la N-VI, y las Sierras de Cereixidos, de los Caballos, de Enciña de la Lastra y los Montes de Oulego.

La iniciativa de la SGHN de promover la declaración del PN de las Sierras del Courel y Enciña de la Lastra la motivó la preocupación por el desarrollo sostenible, económico y ecológico, de este espacio natural, en el convencimiento de que la conservación de en medio ambiente en general, y de estas sierras en particular, no podrá conseguirse sin un avance de la calidad de vida de sus habitantes.

Mapa del PN do Courel e Enciña da Lastra proposto por SGHN
Mapa del PN del Courel y Enciña da Lastra propuesto por SGHN

Las razones ambientales para que las Sierras del Courel y Enciña de la Lastra, que constituyen una unidad biogeográfica natural, fueran declaradas Parque Natural son simplemente abrumadoras pues estas sierras:

  • Destacan desde el punto de vista geomorfolóxico y geológico:
  • La riqueza de formaciones glaciares y periglaciares de baja altitud, destacando los valles de la Seara, Visuña y Romeor, en los que se encuentran depósitos y formas de origen glaciar; sobresale también la Laguna Lucenza en la cabecera del primero de estos valles.
  • Las formaciones cársticas, que se manifiestan en hermosos ejemplos de paleocarst, cuevas, sumideros y surgencias.
  • Los escarpes calcáreos de gran belleza paisajística (Pena Falcoeira en la imagen de la izquierda).
  • La originalidad del modelado fluvial, muy poco modificado por la acción antrópica.

Poseen un excepcional valor botánico en relación con la Península Ibérica por: 

  • Su elevada riqueza florística: más de 1000 especies vasculares. A título ilustrativo cabe señalar que esta cifra representa alrededor de la mitad de la flora total de Galicia en tan sólo un 2% de su superficie. 
  • La presencia de 2 endemismos exclusivos (Petrocoptis grandiflora y Rhamnus legionensis), especies únicas a nivel mundial, y 9 endemismos de área restringida (Armeria rothmaleri, Campanula adsurgens y Leontodon farinosum, entre otros).
  • La existencia en ellas de una cuarta parte de las comunidades vegetales recogidas por la Directiva Hábitat para Galicia (8 de ellas de conservación prioritaria) y que constituyen el criterio base para la inclusión de un territorio en la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

Poseen un sobresaliente valor faunístico por:

  • La existencia de más de 190 especies de vertebrados, que constituyen la práctica totalidad de la fauna terrestre de vertebrados en el Noroeste de la Península Ibérica.
  • Formar parte de una IBA (Important Bird Arena = área importante para las aves) por lo que, de acuerdo con la Directiva Aves, su conservación es considerada de interés comunitario por la Unión Europea.
  • La presencia de al menos 8 especies (alimoche, águila culebrera, aguilucho cenizo, águila real, águila perdicera, halcón peregrino, lobo y nutria) de las 18 de vertebrados más útiles para el sistema de indicadores faunísticos aplicable a la planificación y gestión de en medio natural en la Península Ibérica.
  • La existencia de importantes poblaciones de quirópteros, incluyendo la principal colonia de Miniopterus schreibersi de Castilla-León y Galicia, que es, además, una de las cinco mayores de la Península Ibérica.
  • Albergar el gradiente de comunidades faunísticas más rico de Galicia y uno de los más ricos de Castilla-León, con biocenosis características de las regiones mediterránea y eurosiberiana.
  • La importante riqueza de sus comunidades de mamíferos carnívoros (lobo, zorro, armiño, comadreja, turón, marta, garduña, tejón, nutria, gineta y gato montés).
  • La existencia de comunidades animales, muy singulares, en medios antropizados, lo que constituye uno de los últimos ejemplos en Europa occidental de la integración de la fauna en medios humanos tradicionales que presentan, asimesmo, importantes valores etnográficos.
  • Poseen singulares valores paisaxísticos, por la singularidad de la utilización de los sistemas agrosilvopastorales adaptada a las diferentes condiciones en medio de montaña.
  • Albergan destacables valores culturales tanto prehistóricos (castros, indicios de ocupación paleolítica), como históricos (señales del proceso de romanización, la entrada en Galicia del camino de Santiago).
  • Pueden aún alcanzar un desarrollo económico sostenible si se aplica la Estrategia Mundial para la Consevación elaborada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), estrategia que incorpora los principios de:
    • Sostenibilidad ecológica para que el desarrollo sea compatible con mantener los procesos ecológicos, la biodiversidad y los recursos biológicos.
    • Sostenibilidad económica para que el desarrollo sea económicamente eficiente y equitativo entre las generaciones y dentro de éstas.
    • Sostenibilidad social para que el desarrollo aumente el control de las personas sobre sus propias vidas y mantengan y fortalezcan la identidad de la comunidad.
    • Sostenibilidad cultural para que el desarrollo sea compatible con la cultura y con los valores de las personas afectadas por él.
  • Son merecedoras de medidas legales de protección de acuerdo con el espíritu y la letra de la Ley 4/89, de la Conservación de los espacios naturales y de la flora y fauna silvestres, hoy sustituida por la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

Todos estos argumentos científicos y ambientales deberían haber sido suficientes para que las distintas administraciones hubieran tomado la iniciativa de declarar el PN de las Sierras del Courel y Enciña de la Lastra. No fue así, pero la propuesta de SGHN recibió el apoyo de un total de 50 investigadores de la Universidad de León (Departamentos de Bioloxía Vexetal y Bioloxía Animal), la Universidad del País Vasco (Departamento de Bioloxía Vexetal y Ecoloxía), la Universidad de Santiago de Compostela (Departamentos de Bioloxía Vexetal, Ecoloxía y Geografía), la Universidad de Vigo (Facultad de Ciencias) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Estación Biológica de Doñana, Real Jardín Botánico de Madrid, Instituto de Investigaciones Agrobiolóxicas de Galicia).

La campaña de SGHN y los valiosísimos apoyos que recibíu consiguieron una victoria parcial pero muy importante: mediante el Decreto 157/2002, del 04-04-2002 la Consejería de Medio Ambiente declaró el Parque Natural de la Serra de Enciña de la Lastra con una superficie de 3.151 ha, una vez que el Decreto 77/2002, del 28-02-2002, aprobara su Plan de Ordenación de los Recursos Naturales. La noticia fue, sin duda, muy buena en cuanto supuso la protección de la Serra de Enciña de la Lastra, una de las joyas más valiosas y amenazadas del patrimonio natural gallego (más…).

  • Divulga ti tamén!

    RSS
    Facebook
    Facebook
    Twitter
    Instagram